lunes, 15 de diciembre de 2014

Los amig@s que son y están...

La amistad, respeta, escucha, comparte, y si se le solicita...habla.

Una, con tanto ensalzamiento del amor y la familia, en estas fechas, no puede dejar de ponerse un poquito nostálgica.

Mi mente se va hacia aquellas persona que no comparten mi día a día, hacia los que ya no están porque se acabó su paso por esta vida y hacia los que el destino ha llevado a habitar en otros lugares u otros lares....
Esos amigos a los que no hace falta ver pero que sabes que pase lo que pase... están... 

Amigos que han ocupado un tiempo sin horas, y han permanecido, sin tiempo, en tu ser más profundo.
Los que, en tránsito, se han quedado vagando a tu alrededor, silenciosos e invisibles, hasta que hacen falta y entonces aparecen como por arte de magia; mandando señales inequívocas de su presencia, su opinión, su confianza, su desconcierto, su alegría o su desagrado...
Los que la vida ha llevado a alejarse de tu cotidianidad, pero que no han perdido un ápice de cercanía.

Porque amigos no son aquellos que te dan la razón para complacerte, ni, necesariamente, los que tienes a tu lado asiduamente...

Amigos son aquellos que se dan cuenta de que es lo que necesitas en cada momento, los que por un simple comentario o una fotografía, a cientos, incluso miles de kilómetros, perciben que pasa algo, bueno o no tan bueno, eso es irrelevante, la cuestión es que un pequeño click, que activa el cariño, les advierte de ello.
Los que te miran a los ojos, para leer a través de ellos y no reparan si estás gorda, flaco, moreno, rubia, con barba, o si han desaparecido tus arrugas...
Los que te envían un guiño, o un beso, sin ton ni son, los que ante un olor, unas letras, una imagen, una canción o un color se acuerdan de ti.
Los que no se cuestionan tu intención al hablar de ellos, saben que lo haces desde el corazón, los que no necesitan verte, ni tocarte, para quererte, los que respetan aunque no compartan tu manera de ver la vida, los que entienden que el silencio no es lejanía, los que siendo familia o no, no juzgan, solo aman, los que no necesitan demostraciones continuas de afecto, los que al pensarte recuerdan tu sonrisa, y se emocionan con tu tristeza o tu alegría.

Amigos que han llegado a tu vida por distintos motivos pero con los que tienes una conexión profunda, que no tiene nada que ver con el tiempo, y si me apuras, ni con la reciprocidad.

Yo concibo la amistad así,  pero...tampoco pido a mis amigos que la interpreten de la misma manera...
Para bien, o para mal, tengo mala memoria, pero hay instantáneas que están grabadas en mi retina y en mi corazón...y muchas de ellas, son momentos intensamente vividos con amig@s, de hoy y de ayer, y,  seguramente, también, de mañana.

La amistad no se mide, se siente! 



7 comentarios:

  1. Gracias por tu amistad y por regalarnos este maravilloso post, Yolanda.

    ResponderEliminar
  2. Un honor poder estar cerca de ti, gracias Yola por compartir con nosotros este post q irradia tanta Luz....gracias amiga.

    ResponderEliminar
  3. Precioso :) No todos sentimos igual la amistad, eso que has dicho es una gran verdad... Pero ¿sabes una cosa?. Tras leer esto creo que yo la siento de una forma parecida a la tuya... :)

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Un post precioso. Gracias Yola.

    ResponderEliminar
  5. Precioso post, disfruto leyéndote, disfruto tomando cada café contigo.....Este post es todo sentimiento al igual q todo lo q haces, si no existieras habría q inventarte...

    ResponderEliminar
  6. Precioso Yolanda y agradecida de encontrarte en el camino.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario me ayudará a crecer. Gracias!